La Procesión

Aunque no existen referencias concretas acerca de cuándo se empezó a sacar en procesión a la Virgen, se piensa que fue en la segunda mitad del siglo XIX.

El día 15 de agosto, fiesta de la Asunción de María para todos los creyentes, en Madrid es el Día de la Virgen de la Paloma. El día comienza con misas abarrotadas desde las 7 de la mañana y, a la 1 de la tarde, al final de la Misa solemne, que preside el Cardenal de Madrid o alguno de los Obispos Auxiliares, con asistencia de las autoridades civiles, un escuadrón del Cuerpo de Bomberos baja el cuadro de Nuestra Señora desde su retablo. A partir de aquí, hasta la hora de la procesión, la Virgen es venerada por millares de devotos y peregrinos que llegan de todas partes.

A las 8 de la tarde, la Virgen es entronizada en su carroza y comienza su recorrido por las calles del barrio, acogida cariñosamente por un público fervoroso que la reza y aplaude, y empujada por un nutrido grupo de costaleros, devotos incondicionales de la Virgen de la Paloma que realizan su dura labor con una inmensa alegría.

Hasta 1936, se sacaba a la Virgen en una carroza de la Cofradía Sacramental de San Isidro. A partir de 1939, se comenzó a llevarla en un coche de bomberos, adornado con mantones de Manila, y, desde entonces, los bomberos tienen a gala bajar y subir el cuadro al tiempo de la procesión, y darle escolta de honor por todo el recorrido. En 1956 se mandó construir la carroza actual, que fue costeada por suscripción popular, y a la que se le han hecho algunos arreglos desde entonces.

La procesión formada a las puertas del templo, en la plaza de la Virgen de la Paloma, baja primero por la calle de Isabel Tintero y sigue luego por la Gran Vía de San Francisco hasta la Puerta de Toledo, donde el Cuerpo de Bomberos suele realizar una de sus espectaculares exhibiciones en honor de la Virgen. A continuación, sube por la calle de Toledo hasta la plaza de la Cebada, pasa por la Puerta de Moros y sigue por la carrera de San Francisco hasta San Francisco el Grande. Aquí la procesión gira y sube por la calle de Calatrava, para terminar bajando por la calle de la Paloma y regresar a su santuario.
Una vez en el templo, la Virgen es colocada de nuevo en el retablo del presbiterio por los bomberos, mientras el pueblo entona la Salve.

 

15 de agosto 2017

La procesión del día 15, a las 8 de la tarde.
La Virgen sale a hombros del templo y es entronizada en su carroza, a las puertas del templo.
La procesión recorre las calles del barrio. La Virgen es llevada por un grupo de costaleros.

El recorrido de la Procesión es el siguiente:
– Sale de la Plaza de La Paloma por la calle Isabel Tintero.
– Baja por la Gran Vía de San Francisco hasta la Puerta de Toledo.
– Sube la calle de Toledo hasta la Plaza de la Cebada, pasando por la Puerta de Moros y siguiendo por la Carrera de San Francisco hasta San Francisco el Grande.
– Gira y sube por la calle Calatrava, para terminar bajando por la calle de la Paloma y regresar a la Iglesia.
Una vez en el templo, la Virgen es colocada de nuevo, por los bomberos, en el retablo.
Orden de la procesión

Procesión de la Virgen de la Paloma por las calles de Madrid , 15 de agosto de 2015

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 


Imágenes de Telemadrid de la procesión de 2017

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Fotos de la procesión 2017 (© Carlos Orea y Ana Linaza)